¿Es una buena inversión comprar un aire acondicionado portátil?

Comprar un aire acondicionado portátil merece la pena en algunas situaciones o necesidades específicas de cada persona o casa. Por eso hay que valorar estas situaciones antes de decidirte por un tipo de máquina en concreto.

Si tienes una residencia temporal o de alquiler no tiene sentido comprar otro tipo de aire que vayas a instalar de forma fija, porque si te vas de la casa y compras una instalación fija está se quedará ya en la vivienda, desmontarla y montarla tiene un sobrecoste muy alto que no merece la pena, incluso puede superior a veces al coste del pingüino. Por ello para todas las personas o familias que viven en pisos o residencias temporales es una buena opción.

También es una buena opción para casas grandes, donde solo se hace vida en algunas habitaciones en concreto, por lo que puedes trasladarlo de una habitación a otra sin ninguna molestia.

La crítica que reciben estos tipos de aparatos portátiles de aire acondicionado están basadas en que enfría muy poco, que tienen poca utilidad y sobre todo, que hacen mucho ruido en comparación con los otros tipos de aires acondicionados.

Las críticas sobre todo vienen cuando se compran aparatos muy baratos, de ofertas a precio de ganga o de muy mala calidad. Estos aparatos al ser baratos tienen poca potencia de enfriamiento y derrochan más energía, básicamente son lo que podemos decir un ventilador mejorado con algo de frío. Además al tener poca energía de enfriamiento necesitas cerrar muy bien todas las zonas de la habitación y clausurar lo para que no se escape el frío que emiten. 

Si compras barato no esperes milagros, por eso las críticas vienen por comprar aparatos de 100 € o 150 €.

Como resumen podemos decir que un aire barato hace un ruido de uno 55 decibelios, y uno bueno silencioso unos 38 dB. Valga como ejemplo para comparar que en una conversación normal entre varias personas se alcanza los 60 dB.

Pero comprando un aparato de un nivel medio, haciendo un buen uso en una habitación cerrando todos los huecos de posibles salidas, y poniendo el tubo lo más cortos posible para la extracción de aire caliente si son una buena elección de compra para muchas situaciones y necesidades específicas. En resumen, si compras un aparato bueno comprobarás que enfría y funciona bien.

El ruido siempre va a ser una molestia, en los aparatos más costosos se preocupan en disminuir este ruido y en los baratos suele ser mayor. Pero sigue siendo una buena alternativa a preferir algo de ruido que pasar calor y no poder descansar tranquilos y relajados en tu casa u oficina. El ruido no se puede evitar, se puede atenuar con las marcas de mayor calidad y precio, pero siempre va a hacer más ruido que un split.

En resumen, es una buena opción para ciertas situaciones personales y también una solución más económica que para bolsillos con menos dinero, puede servir para aliviar el calor durante esos meses donde es muy difícil conciliar el descanso debido a las altas temperaturas.

En otras circunstancias, por el precio de un aparato de alta calidad te puedes plantear montar un split de pared o una instalación fija centralizada que reduciría el ruido,  ganarás en silencio y en frigorías. Su coste es más alto y debes incluir la instalación.

Deja un comentario